Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

PALABRAS SILENCIOSAS

Imagen
Escúcheme, doctor: no estoy enfermo. A pesar de mi edad avanzada y de ese mal que dice que me roba la memoria, puedo recordar cosas que ocurrieron hace mucho tiempo. Si me permite unos minutos, le contaré una de ellas, justo la que en estos momentos se me viene a la cabeza.
Nací y crecí en una ciudad muy pequeña. Tanto era así, que todos nos conocíamos por el nombre y los dos apellidos. En ella había gente de diferentes tipos; ricos y pobres, guapos y feos, listos y tontos... Pero, si he de destacar a alguien en mis recuerdos de viejo, sería a Mario y Alberto. Ambos tenían una característica particular: los dos eran mudos, aunque cada uno a su manera.
Mario nació con su defecto y jamás dijo una palabra hasta el día de su muerte.
Alberto, por el contrario, nació como un niño normal, y así creció hasta los doce años. Un día caluroso de mayo se negó a dar la lección en la escuela y desde entonces dejó de hablar. Sólo unos días más tarde, cuando se descubrió que su madre había huido de casa…